Mientras que la Revolución de Octubre comenzó la época de la revolución socialista mundial, la Revolución China definitivamente rompió el equilibrio imperialista. Se transfirió temporalmente el centro de la revolución mundial a los países subdesarrollados y coloniales. Terminó el aislamiento de la Unión Soviética y por lo tanto planteó una posibilidad inmediata de una Federación de Estados Socialista de Eurasia, un posible puente para una Federación Mundial de Estados socialistas. Obligó al imperialismo yanqui a desarrollar una estrategia mundial para hacer frente a la revolución colonial. Indirectamente produjo dos guerras contrarrevolucionarias, la coreana y la Indochina. Ha hecho de la destrucción del imperialismo dentro de sus propias fronteras, como la única manera de evitar una guerra nuclear, una necesidad urgente en la agenda política mundial. Finalmente, se ha planteado el problema de los problemas, la unificación de una estrategia y una organización con las cuales los revolucionarios de todo el planeta puedan enfrentar al imperialismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.